De la sexualidad y otros regalos. Reflexiones de una cristiana casada

Patxi Ayerra, Mary (1995) De la sexualidad y otros regalos. Reflexiones de una cristiana casada. Diakonia (75). pp. 52-56.

[img]
Preview
Text
De la sexualidad y otros regalos Reflexiones de una cristiana casada.pdf - Published Version
Available under License Creative Commons Attribution Non-commercial No Derivatives.

Download (719kB) | Preview

Abstract

Sin pretensiones, con una modestia teológica que casi pide excusas, Mary Patxi nos aporta una visión nueva, vital, con un aire fresco que, por la fuerza del contraste, da qué pensar: En este momento me gustaría ser escritora para poder explicar bien todo aquello de lo que soy «vividora» apasionada. Y es que estoy encantada de que me hayan pedido que escriba de sexualidad, y nada menos que para una revista de teología, con lo cercano que están para mí estos dos temas, el de Dios y el de los hombres en comunicación, cuerpo a cuerpo. Recuerdo unos ejercicios espirituales, hace ya unos cuantos veranos, en los que, al hacer un propósito serio de volver a mi casa más decidida a querer de verdad, más contagiada por el espíritu de Dios, me descubrí diferente, como si me hubiera cambiado el corazón de piedra, este teórico y espiritualista que se inventa cosas para escaparse, en un corazón de carne que ama hasta el extremo, que se entrega sin quedarse nada para sí mismo y que no se contenta con palabras, sino que se traduce en hechos, en caricias, en abrazos. Y mientras escribo, quiero recrearme en alabar a Dios por este cuerpo de mujer que me ha dado, capaz de querer, de abrazar, de acoger, de entusiasmar, de mimar, de seducir, de acariciar, de recrear, de sentirse atraído por el cuerpo del hombre y gozar de él las mismas maravillas. Y es que realmente pienso que Dios nos ha hecho mágicos, atractivos, bellos, acogedores, capaces de juego. Y que es El quien nos invita a vivir con total intensidad cada minuto de nuestra vida y quien nos ha dotado de este cuerpo para comunicamos con los otros, para amar hasta el extremo, para gozar con los cinco sentidos. Porque es así como hay que vivir la sexualidad: gozando del sabor, del olor, del calor, del rumor y de la belleza del cuerpo del otro, que goza al unísono con el nuestro y saca de nosotros la ternura, la delicadeza, la belleza y tantas cualidades que sólo brotan en la intimidad del amor. Yo creo que cuando vamos dejando a Dios que nos invada, que nos planifique, va llenando todos nuestros huecos, va magnificando todas nuestras acciones y haciéndonos más creativos en el trabajo, más fraternos en la relación, más sensibles al mundo de los otros, más empáticos con el diferente, más místicos en la oración, más comunicativos con nuestro cuerpo, más alegres y más festivos en definitiva. Y ya que han corrido ríos de tinta sobre los «bajos instintos», yo hoy, desde aquí, quiero romper una lanza por los «instintos básicos», por esa atracción que sentimos las personas unas por otras, por el placer de sentirse envuelto por el otro, por la posibilidad de, sin palabras, decirse: «te quiero», «me gustas», «te necesito», «tú me haces sentirme único». Esa capacidad de ser seducido y seducir, de descubrir y redescubrir cada día la belleza del cuerpo del otro, de emanar y respirar ternura, de aspirar la magia del abrazo común.

Item Type: Article
Uncontrolled Keywords: Sexo, Don provisto por Dios, Comunicación sexual, Educación en sexualidad, El celibato
Subjects: 200 Religión > 210 Filosofía y teoría de la religión > 218 Género humano
Divisions: Centro Pastoral Universitario
Depositing User: Rogerio Medina
Date Deposited: 12 Jul 2017 15:36
Last Modified: 12 Jul 2017 15:36
URI: http://repositorio.uca.edu.ni/id/eprint/4022

Actions (login required)

View Item View Item