Lecturas Ignacianas de la escritura II

Jonquiéres, Guido (1992) Lecturas Ignacianas de la escritura II. Diakonia (61). pp. 77-82.

[img]
Preview
Text
Lecturas Ignacianas de la escritura II.pdf - Published Version
Available under License Creative Commons Attribution Non-commercial No Derivatives.

Download (858kB) | Preview

Abstract

Este artículo estudia las relaciones entre los Ejercicios y los libros sapienciales: Raíces de los Ejercicios Espirituales en la Sagrada Escritura La biblia hebraica se subdivide en tres conjuntos de libros: Ley, Profetas y Escritos. El tercer bloque lleva un nombre tan genérico que, a la larga, no satisface. Muchos exegetas de hoy mantienen la tripartición básica del Antiguo Testamento, pero, a raíz de estudios más precisos que provocan una redistribución parcial de los libros o de parte de ellos, prefieren clasificarlos en Ley, Profetas y Sabios. Es decir en literaturas sacerdotal, profética y sapiencial, porque detrás de la “Ley” están los sacerdotes de Israel, detrás de los escritos proféticos, los profetas inspirados y, en la raíz de los libros sapienciales, el laicado culto con el rey a su cabeza. De ahí la variedad de enfoques, perfectamente comprensible, según que un escrito emana del cuerpo social que está a cargo del culto, por ejemplo el Levítico, del grupo mayoritario que desempeña las tareas hoy llamadas profanas: agricultura, artesanía, comercio, gobierno, etc., por ejemplo Proverbios 10-22, o de la singular categoría de los profetas, de considerable influencia pese a su escaso número. La inspiración divina única se difracta así en el prisma social de Israel para cubrir el vasto campo de la realidad humana entera, según tres puntos de vista. Los cristianos profesamos que en Jesús convergen las tres corrientes: él es, primero, “el profeta de Nazaret”, pero es también el artesano laico que se expresa como tal mientras va tomando forma su paradójica realeza de Mesías, y la Carta a los Hebreos lo declara sacerdote, debido a su radical oblación a Dios por el bien de sus hermanos. Así las cosas, el cristiano a su vez recibe en el bautismo los tres títulos de sacerdote, profeta y rey con Cristo, como lo expresa el celebrante en el momento de la unción con el santo crisma. Lo cual no quita que se vuelva a producir alguna diferenciación en el pueblo cristiano, recibiendo unos una vocación más sacerdotal -aunque el sacerdocio del Nuevo Testamento es a la vez profético-, otros un llamado mayor al testimonio profético como tal, por ejemplo los religiosos, y los más, desempeñando su papel de laicos cristianos en el mundo, papel llamado también sacerdocio pero sacerdocio real o regio, por referencia al rey del Antiguo Testamento (Lumen Gentium, 10). Si aceptamos esta manera de comprender la Escritura, sobre el telón de fondo de su substrato social, y la consiguiente diversidad del Pueblo de Dios o Cuerpo Místico de Cristo que es la Iglesia, el caso de Ignacio de Loyola y sus Ejercicios se entiende mejor y recíprocamente, confirma lo visto.

Item Type: Article
Uncontrolled Keywords: Compañía de Jesús, Espiritualidad Ignaciana, Ejercicios espirituales, Experiencia transformadora, Vida religiosa, Comunidad de Vida Cristiana
Subjects: 200 Religión > 240 Moral cristiana y teología piadosa > 248 Experiencia, práctica, vida cristianas
Divisions: Centro Pastoral Universitario
Depositing User: Rogerio Medina
Date Deposited: 19 May 2017 07:33
Last Modified: 19 May 2017 07:33
URI: http://repositorio.uca.edu.ni/id/eprint/3854

Actions (login required)

View Item View Item