Perdona nuestras deudas como nosotros perdonamos a nuestros deudores

Ariz, Carlos María and Emiliani, Rómulo (1991) Perdona nuestras deudas como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Diakonia (60). pp. 87-91.

[img]
Preview
Text
Perdona nuestras deudas como nosotros perdonamos a nuestros deudores.pdf - Published Version
Available under License Creative Commons Attribution Non-commercial No Derivatives.

Download (426kB) | Preview

Abstract

Los misioneros y misioneras de la Diócesis de Colón-Kuna Yala y el Vicariato Apostólico de Darién presididos por sus respectivos Obispos, Mong. Carlos María Ariz y Rómulo Emiliani, reunidos en el Tabor, buscamos la verdad de los 500 años a la luz de la Palabra de Dios y de la Tradición Profética de la Iglesia Católica en América Latina, para rescatar la vida de nuestros pueblos, en orden a generar la familia que Dios quiere que seamos. Dirigimos nuestra mirada a la verdad histórica de los últimos 500 años, a partir del HOY de Panamá; no para juzgar el pasado con categorías actuales, sino para entender el presente e intentar ser fieles a Dios que habla en la historia. Así podemos presentar soluciones a nuestra problemática como pueblo. La conquista y colonización de América tuvo en su origen un complejo número de motivaciones. Una de ellas es la del "Oro" que llegó a convertirse en un dios para muchos. Esto llevó a presentar estrategias de ocupación, maltrato y hasta exterminio de culturas y pueblos. En el siglo XVI, se merma la población indígena en un 30 por ciento, por enfermedades que no conocía el indio, las guerras y los trabajos forzados. El ídolo del oro propició la traída a América de millones de esclavos negros, muchos de los cuales morían en el trayecto penoso por el mar, hacinados en bodegas infames. Estos eran vendidos al mejor postor. Todo el oro y demás riquezas extraídas llegaban a Europa pasando por España, para financiar, de ese modo, la industrialización del viejo continente. Junto a esto, la civilización occidental aportó su organización civil, cultural, económica y militar imponiéndola en el continente. Nace así una nueva forma de vivir y de ser en América, con sus vicios y virtudes, echando a un lado la manera propia de vivir de los pueblos indios. Estos fueron despojados de sus derechos de cultura propia y de tierra. Lamentablemente, esa situación de despojo y de muerte, motivada por la "sed del oro", no fue denunciada por una parte de la Iglesia Católica que, influida notablemente por el Estado Colonial a través del Patronato, bendijo y justificó tal manera de conquistar América, oscureciendo, de ese modo, el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Hay pues complicidad en este terrible pecado social que aplastó la mayor parte de la riqueza de los indios. Pero, por otra parte, resulta estimulante y es un manantial inspirador recordar aquel significativo movimiento en la defensa de los indios y negros, de profetas como Bartolomé de las Casas, Antón de Montesinos, Tata Vasco, Luis Cáceres, Pedro de Córdoba, Antonio de Valdivieso, Pedro Claver y una pléyade de dominicos, franciscanos y jesuitas que supieron ser fieles al Dios de la Historia. No sólo denunciaron las injusticias sino que presentaron alternativas que permitían traslucir la Presencia del Espíritu de Cristo en la Iglesia. Estos y otros muchos, en los cinco siglos, mantuvieron encendida la antorcha del profetismo y del servicio al más pobre. Nuestra Iglesia mantiene, pues, esas luces y sombras, fruto de la gracia y del pecado, siendo la Iglesia del Señor Jesucristo, aun con sus errores y manchas.

Item Type: Article
Uncontrolled Keywords: América, Colonización Española, Genocidio indígena, Saqueo recursos naturales
Subjects: 200 Religión > 270 Historia del cristianismo y de la iglesia cristiana
200 Religión > 260 Teología social y eclesiástica > 261 Teología social
Divisions: Centro Pastoral Universitario
Depositing User: Rogerio Medina
Date Deposited: 19 May 2017 03:29
Last Modified: 19 May 2017 03:29
URI: http://repositorio.uca.edu.ni/id/eprint/3834

Actions (login required)

View Item View Item