Deuda externa y narcotráfico. Declaración de Kingston

Consejo Latinoamericano de Iglesias, II Encuentro de Obispos y Pastores de América Latina y El caribe (1991) Deuda externa y narcotráfico. Declaración de Kingston. Diakonia (59). pp. 119-138.

[img]
Preview
Text
Deuda externa y narcotráfico. Declaración de Kingston.pdf - Published Version
Available under License Creative Commons Attribution Non-commercial No Derivatives.

Download (1MB) | Preview

Abstract

El contenido de este artículo es el documento conclusivo del II Encuentro de Obispos y Pastores de América Latina y El caribe, tenido en Kingston Jamaica, del 4 al 9 de junio de 1990. Reproducimos en esta parte, integra, la introducción del documento: 1. Obispos, pastores (as) y asesores del Caribe y América Latina, de Estados Unidos, Canadá y Europa, reunidos por la fe común en el Señor Jesucristo en Kingston (Jamaica) del 4 al 9 de junio de 1990 en su II Encuentro, desafiados por el inaguantable sufrimiento de los más pobres y recogiendo la vocación profética de la fe cristiana, nos dirigimos a los hermanos (as) de nuestras iglesias y al pueblo latinoamericano y caribeño, para compartir la experiencia de estos días. 2. Este evento eclesial ha sido convocado por la Conferencia de Iglesias del Caribe, la Conferencia Episcopal de las Antillas, el Consejo Latinoamericano de Iglesias y la Conferencia Episcopal del Ecuador (Arquidiócesis de Cuenca). Hoy es el día de Pentecostés. Guiados por la iluminación de ese acontecimiento, debemos salir de la clausura de nuestras estructuras mentales, abandonar los templos, y hacernos peregrinos en el camino a seguir recorriendo por nuestros pueblos y países del continente. Estar con Jesús, el Cristo, es dar testimonio del resucitado en medio de la negación a la vida de nuestros hermanos más pequeños. Es en ese espíritu que debemos construir un ecumenismo junto a la cruz, como símbolo de encuentro de todas las iglesias, desde el clamor y sufrimiento de los oprimidos. 3. En el I Encuentro, realizado en Cuenca en noviembre de 1986, se reafirmó la validez de este espacio ecuménico de reflexión, oración y puesta en común de angustias, desafíos y esperanzas. En dicho Encuentro se declaró lo siguientes "La situación de injusticia y explotación en que viven las grandes mayorías de América Latina y el Caribe, es producida por políticas que responden a intereses imperialistas de las grandes potencias con la complicidad de grupos de poder nacionales. De manera especial se siente esta situación hoy en el endeudamiento general y creciente de América Latina y el Caribe”. El tema de la deuda externa, entonces señalado, junto al narcotráfico han sido los temas del presente Encuentro. 4. En los cuatros últimos años, las condiciones de la naturaleza y vida de nuestro pueblo han sufrido no ya un deterioro, sino una destrucción sistemática y planificada en cuanto a salud, alimentación, habitación, trabajo, educación y seguridad social; destrucción que en casi todos los países, de la región se encubre con los llamados "reajustes estructurales", diseñados e impuestos por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, provocando un estado de desesperación y angustia al no vislumbrarse salidas que garanticen una vida digna de seres humanos. 5. La vivencia compartida en el Encuentro por hermanos (as) provenientes de diversas tradiciones cristianas han tenido como punto de partida la experiencia común de compromiso con el pueblo y la constatación de que los desafíos a las Iglesias provienen de ese mismo pueblo pobre y creyente. En este contexto eclesial hemos vivido en estos días la fraternidad en Cristo, alimentados por la Palabra de Dios y la reflexión bíblica. 6. Nos hemos acercado a los temas del Encuentro conscientes del enfrentamiento de dos lógicas para abordarlos: la lógica del capital, que antepone el dinero al ser humano y como nuevo ídolo exige vidas, y sangre humanas, y la lógica de la vida, inspirada en el Evangelio, que coloca como valor supremo a la persona humana y nos lleva al respeto de la naturaleza y a la búsqueda de un orden económico alternativo, que garantice condiciones de vidas dignas. 7. Frente a signos de muerte como el deterioro de las condiciones de vida de la mayoría de nuestro pueblo y la transformación de cultivos tradicionales, productores de vida, en una industria de lucro con su secuela de opresión y muerte, vemos aparecer algunos signos de esperanza: - Surgimiento y fortalecimiento de nuevos actores sociales tales como las organizaciones populares, las comunidades cristianas formadas por los sectores populares y comprometidas con ellos, las nacionalidades étnicas, las organizaciones de mujeres y los movimientos ecologistas. - El sentimiento de unidad y la búsqueda de mayor integración en los países de América Latina y el Caribe. - Intentos de construir, desde y con el pueblo, una ética auténtica, que lucha contra la explotación y la injusticia y afirma la vida. - Las voces y acciones proféticas de muchos cristianos, comprometidos en elaborar nuevas políticas más efectivas y humanas. - Creación de nuevos espacios de debate sobre estos problemas (como el presente encuentro), que fortalecen el espíritu ecuménico, posibilitan el nivel de entendimiento global y la concientización del pueblo.

Item Type: Article
Uncontrolled Keywords: Obispos y Pastores de América Latina y El caribe, II Encuentro, Declaración de Kingston, Narcotráfico, Economía, Deuda externa
Subjects: 200 Religión > 260 Teología social y eclesiástica > 261 Teología social
Divisions: Tesis de Posgrado y Educación Continua
Depositing User: Rogerio Medina
Date Deposited: 12 May 2017 10:23
Last Modified: 12 May 2017 10:23
URI: http://repositorio.uca.edu.ni/id/eprint/3828

Actions (login required)

View Item View Item