Acerca de un discurso liberador: El sermón de Montesinos

Zevallos, Noé (1990) Acerca de un discurso liberador: El sermón de Montesinos. Diakonia (56). pp. 103-107.

[img]
Preview
Text
Acerca de un discurso liberador el sermón de Montesinos.pdf - Published Version
Available under License Creative Commons Attribution Non-commercial No Derivatives.

Download (603kB) | Preview

Abstract

Los predicadores solían escribir el sermón, aprendérselo de memoria y luego recitarlo el día de la fiesta o en la ocasión determinada; era lo que se llamaba sermón en cargo. Del Sermón de Montesino sólo poseemos algunos extractos recordados por De la Casas en su Historia General de Las Indias, libro III, capítulos 4 y 5. Sabemos que lo preparó en Comunidad, lo discutió con los hermanos y lo firmaron todos. Sabemos también que la Comunidad de Montesino era una comunidad observante; que había decidido vivir en pobreza y cercanía a los indígenas. Según De las Casas, el domingo que predicó no tuvieron para la comida de mediodía sino "caldo de berzas sin aceite", que todo su caudal consistía en "hábitos de jerga muy basta, unas mantas de la misma jerga con que se cubrían de noche... lo que tocaba al recaudo de la misa y algunos librillos; que pudiera caber todo en dos arcas". ¿Qué librillos eran esos? No lo sabemos; posiblemente la Biblia, las obras de santo Tomás, algún sermonario y algunas obras de espiritualidad que empezaban a difundirse por España, como las de Ludovico de Sajonia, de Enrique Suso, y la Imitación de Cristo, conocida entonces con el nombre de "Del Desprecio del Mundo" (según De las Casas, los colonizadores la leían los domingos durante la comida). Los Dominicos habían decidido no pedir limosna "para que su predicación y doctrina prendieran en el corazón de los indios... "Esto que se tuvo siempre por conveniente, se juzgó entonces necesario, "cuando tantas personas se veían ocupadas en buscar oro y plata". Tenían muy en claro su ideal misionero. El superior Fr. Pedro de Córdoba dirá: "Nosotros que venimos a estas partes, no más de por hablar de Jesucristo, y a éste crucificado, con deseo de participar alguna cosa de su Pasión". La Comunidad estudia la situación; dialoga, y finalmente decide lanzar su denuncia profética. El encargado de hacerla es Antón Montesino, joven sacerdote, había profesado para religioso de coro en Salamanca en el Convento de San Esteban, el 1 de julio de 1502, víspera de la fiesta de la Visitación de Santa María y en la octava del nacimiento de San Juan Bautista.

Item Type: Article
Uncontrolled Keywords: Colonización Española, Genocidio indígena, Antón Montesino, Denuncia profética, Defensa de poblaciones originarias
Subjects: 200 Religión > 260 Teología social y eclesiástica > 261 Teología social
Divisions: Centro Pastoral Universitario
Depositing User: Rogerio Medina
Date Deposited: 03 May 2017 04:59
Last Modified: 03 May 2017 04:59
URI: http://repositorio.uca.edu.ni/id/eprint/3795

Actions (login required)

View Item View Item