Libertad religiosa

Filochowski, Julián (1988) Libertad religiosa. Diakonia (45). pp. 69-82.

[img]
Preview
Text
Libertad religiosa.pdf - Published Version
Available under License Creative Commons Attribution Non-commercial No Derivatives.

Download (1MB) | Preview

Abstract

El enfoque específico del Mensaje de Paz de 1988 es "la libertad religiosa - condición para la convivencia pacífica". Está claro que la inspiración para este mensaje del Papa Juan Pablo II surge, en parte, de la reunión de Asís donde líderes religiosos de todo el mundo se juntaron para orar por la paz como signo y señal para el mundo. El Papa tiene la firme convicción de que las comunidades de fe en el mundo tienen un aporte decisivo que hacer para traer la paz tanto a nivel local como a nivel mundial. Esa reunión en Asís fue un verdadero signo y testimonio para todos los seres humanos que tienen alguna convicción religiosa. Un segundo motivo de inspiración para el Santo Padre es que este año de 1988 es el cuadragésimo aniversario de la promulgación de la Carta Fundamental sobre los Derechos Humanos de las Naciones Unidas - la Declaración universal de 1948. Un fragmento de esa declaración es el artículo 18 que dice: "Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión; este derecho abarca la libertad de cambiar de religión o de creencia, y la libertad individual o en comunión con otros, en público o en privado de manifestar esta religión o creencia en la enseñanza, la práctica, el culto y observancia". De los 30 artículos de la Declaración de las Naciones Unidas, el Papa ha dicho repetidas veces que el artículo sobre la libertad religiosa es una "piedra angular" y en otra ocasión que es "la reina de los Derechos Humanos". En su mensaje de este año él dice: - "la libertad religiosa, exigencia ineludible de la dignidad de cada hombre, es una piedra angular del edificio de los derechos humanos y, por tanto, es un factor insustituible del bien de las personas y de toda sociedad, así como de la realización personal de cada uno. De ello se deriva que la libertad de los individuos y de las comunidades de profesar y practicar la propia religión, es un elemento esencial de la convivencia pacífica de todos los hombres. La paz, que se construye y consolida a todos los niveles de la convivencia humana, tiene sus propias raíces en la libertad y en la apertura de las conciencias a la verdad". Cuando miramos la situación del mundo hoy en día, la visión es deprimente. El derecho de pensar y de cambiar de opinión son derechos humanos básicos; se les reconoce ampliamente en las constituciones y en las leyes, sin embargo, en la práctica no se les considera o se les toma de manera muy general. En algunos países el pueblo es coaccionado a adherirse a una religión oficial, en otros, la práctica de cualquier religión es desaprobada. El Papa lo expresa con la mayor claridad: - "Debemos constatar", dice él, "que en diversas partes del mundo, millones de personas sufren todavía a causa de sus convicciones religiosas, siendo víctimas de legislaciones represivas y opresoras, estando sometidas a veces a una persecución abierta o, más a menudo, a una sutil acción discriminatoria de los creyentes y de sus comunidades. Este estado de cosas, de por sí intolerables, constituye también una hipoteca negativa para la paz.

Item Type: Article
Uncontrolled Keywords: Iglesia Católica, Juan pablo II, Libertad religiosa, Derechos Humanos
Subjects: 200 Religión > 260 Teología social y eclesiástica > 262 Eclesiología
Divisions: Centro Pastoral Universitario
Depositing User: Rogerio Medina
Date Deposited: 12 Apr 2017 06:58
Last Modified: 12 Apr 2017 06:58
URI: http://repositorio.uca.edu.ni/id/eprint/3734

Actions (login required)

View Item View Item